El lavado de dinero en la política

Muchos son los casos que durante años han sonado involucrando a ciertos políticos de diferente países en actividades de corrupción y lavado de dinero. Y es que parece que muchas campañas políticas han sido financiadas por los ingresos de actividades ilícitas como el narcotráfico.

Es inexplicable que personas que están directamente relacionadas con el gobierno de un país se vean inmerso en este tipo de actividades criminales, que ponen en entredicho la imagen de la nación a la que representan.

El lavado de dinero en la política

En este sentido, son motivo de preocupación casos como el del empresario Alberto Youssef en Brasil, quien fue hallado culpable de lavado de dinero y que durante una audiencia sobre corrupción testificó en contra de la presidenta brasileña Dilma Rousseff y el ex mandatario Luiz Inacio Lula da Silva, así como otros personajes politicos sobre algunos casos de soborno y corrupción en Petrobras.

Otro sonado caso es el de la investigación que está realizando el gobierno de los Estados Unidos a una cuenta que tenía como titulares a Diego Lagomarsino y a la madre y hermana de Alberto Nisman, en el Merryl Lynch de Nueva York, la cual no estaba declarada y de la que Nisman era apoderado.

Por su parte, el jefe de Gabinete y candidato a gobernador de Buenos Aires, Aníbal Fernández, fue acusado de tener vínculos con narcotraficantes mexicano.

También podemos mencionar el caso Monex, de la campaña del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, que levantó polémica en las elecciones presidenciales por la presunta compra de votos. La investigación federal apuntó  que los monederos electrónicos fueron financiados en parte por una red criminal dedicada a la venta ilegal de facturas, simulación de contratos y el lavado de dinero.

En el caso de Venezuela, nos encontramos con las abultadas cuentas de funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro, instituciones del Estado venezolano y empresarios relacionados con altos jerarcas del chavismo, que trajeron como consecuencia la intervención de El HSBC Bank de Suiza, Banco Peravia de República Dominicana y la Banca Privada de Andorra por sospecharse actividades de lavado de dinero proveniente del crimen organizado y la corrupción

Estas tres entidades financieras internacionales han sido el centro de sendos escándalos financieros en los que figuran venezolanos, presuntamente involucrados en el blanqueo de dinero, entre las que figuraban los depósitos de unas de empresas fantasmas panameñas.

“…A todo esto es bueno saber que existen entidades financieras, como Unibank, que no se prestan para estos crímenes, y luchan para establecer mecanismos que no permitan el lavado de dinero”.

En Panamá podemos recordar el caso del ex presidente Guillermo Endara, quien durante su mandato fue acusado de lavar dinero procedente del narcotráfico. Paraguay no se escapa a este tipo de acusaciones, puesto que su actual presidente Horacio Cartes se encuentra  bajo sospecha de lavado de dinero por métodos ilegales, incluida la venta de narcóticos y tabaco ilícito desde Paraguay a los Estados Unidos

Es terrible saber que las personas que llevan en sus manos las riendas de un país sean capaces de recibir dinero mal habido para obtener beneficios particulares, olvidando que su deber es el de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos que a través de su voto confían en ellos el manejo de las políticas de Estado de su país.

lavado de dinero, corrupción, políticos, gobierno, narcotráfico, red criminal, financiamiento